La importancia de la temperatura adecuada para degustar un vino

tempeVino

Es de vital importancia servir el vino en la temperatura adecuada para poder disfrutar al máximo de todas sus cualidades.

– Un vino servido muy frío, pierde muchos aromas, ya que la nariz no es capaz de detectarlos.

– Un vino tinto joven se servirá fresco para evitar sensaciones alcohólicas.

– Un tinto reserva, bien estructurado y con cuerpo, si lo servimos frío, nos dará más sensación de dureza y astringencia en boca, y lo encontraremos falto de aromas.

– Si el mismo vino anterior, lo servimos a una temperatura elevada, nos dará sensaciones muy cálidas y alcohólicas.

– A los vinos poco aromáticos le favorecen temperaturas de servicio un poco más altas, mientras que a los que tienen mucho alcohol les viene bien servirlos más frescos.

– Los vinos de poca acidez mejoran al servirlos más frescos.

– Los vinos dulces, deben servirse más fríos cuanto más azúcar tengan.

Temperatura de servicio de los vinos

– Cavas y espumosos 6º / 8º C

– Blancos jóvenes, finos, manzanillas 7º / 10º C

– Blancos de crianza, añejos 9º / 12º C

– Claretes y rosados 10º / 12º C

– Tintos jóvenes 15º / 16º C

– Tintos de crianza 16º / 17º C

– Tintos reserva y gran reserva 17º / 18º C

– Dulces 8º / 10º C

Imprimir